Ultimate Secure Cash; Criptomonedas, Banca y estados

Malta se une a la alternativa liderada por la empresa Clearmatic (Donde encontramos entre sus advisor a  Vitalik Butering) Porque aumentar la velocidad y reducir los costes para el usuario es una de las nuevos desafíos de las entidades Bancarias. Además de sujetarse al concepto Blockchain, hasta ahora sinónimo de seguridad y confianza, algo que los bancos han perdido después de la Crisis de 2008.

La historia de USC comenzó en septiembre de 2015 cuando el banco suizo UBS, en conjunto con la firma  Clearmatics, anunció el desarrollo de su propia moneda virtual, la USC. Desde entonces, otros bancos se han unido a esta propuesta: Deutsche Bank, Santander y BNY Mellon ,  Barclays, Credit Suisse, HSBC y otros en 2017. La idea parece haber unificado a los actores tradicionales en esta innovadora empresa para crear un nueva moneda digital basada en Blockchain. UBS está actualmente involucrado en discusiones con los reguladores y espera que el USC entre en funcionamiento en 2018.

El objetivo de este consorcio bancario es desarrollar una solución simplificada de pago Blockchain para transacciones interbancarias, es decir de manera interna, nosotros no lo veremos. Ya hemos visto bancos de centrales de que se han adelantado y creado sus propias criptomonedas con más o menos éxito Túnez (DigiCash / eDinar / BitDinar), Senegal (eCFA).

La realidad es que el mundo en el que vivimos y los servicios financieros y el sector bancario deberán adoptar y evolucionar para aceptar que el cambio es inevitable. El criptomundo es de ritmo rápido y muy fluido, con nuevas innovaciones que lo configuran todos los días.

En el caso de USC, es más una solución de Blockchain interna que un ledger distribuido similar a las criptomonedas más populares como Bitcoin o Ethereum. Sin embargo, lo que hace que los USC sean atractivos para bancos centrales y reguladores conservadores es que están respaldados por activos líquidos pertenecientes a grandes bancos y bancos centrales. USC será una moneda digital ponderada contra la moneda fiduciaria en la jurisdicción correspondiente. En consecuencia, el gasto de los USC será idéntico al gasto de la divisa física con la que se intercambia.

Por lo tanto, la idea detrás de un USC es que será convertible con otras monedas fiduciarias, lo que permite que sea más fácilmente intercambiable entre instituciones en diferentes países y se utilice como un medio de pago y liquidación más eficiente. Tener una moneda basada en Blockchain también reducirá el riesgo de transacción y hará que los intercambios sean inmunes a la manipulación. Esto se ve facilitado por su característica como moneda común entre bancos, así como por su infraestructura subyacente de Blockchain.

La USC podría llevar al final  las criptomonedas no reguladas tal como las conocemos hoy en día, debido a que la moneda está centralizada, regulada y respaldada por activos, brindando mayor protección al consumidor y al inversor. La disminución del riesgo reducirá los rendimientos astronómicos que hemos visto en Bitcoin, Ethereum, Litecoin y otros en los últimos meses.

Puede informar la forma en que los bancos centrales eligen avanzar“, dijo a Coindesk el director de innovación de tecnología financiera de HSBC, Hyder Jaffrey. “Lo vemos como un trampolín hacia un futuro en el que los bancos centrales emitan su propia criptomoneda en algún momento“.

El hecho de que los bancos estén jugando con la idea de usar USC demuestra un cambio hacia las criptomonedas futuras para ser utilizadas como un medio de intercambio, en lugar de un vehículo de inversión especulativa.

A pesar de que los USC no se ofrecen a los consumidores como una criptomoneda adquirible,  su precedente puede ser una amenaza para Bitcoin y otras criptomonedas. Los bancos futuros pueden desear crear más criptomonedas ‘genuinas’ respaldadas por activos que sean inmunes al riesgo de crédito, y ofrecerlas a los consumidores como una alternativa a las monedas virtuales hiperespeculativas como Bitcoin.

 

Daniela Caro

Escritora de nacimiento, curiosa de profesión… eterna aprendiz de la Blockchain.

Daniela Caro

Daniela Caro

Escritora de nacimiento, curiosa de profesión... eterna aprendiz de la Blockchain.