Ethereum y Lightning juntos en un proyecto de escalabilidad.

Ethereum tiene un problema que es difícil de ignorar: no puede soportar muchos usuarios en este momento. La segunda plataforma de bloques más grande del mundo ha tenido recientemente una gran cantidad de problemas de capacidad, incluyendo el aumento de las tarifas de los contratos inteligentes que de vez en cuando atormentan los tiempos de transacción e interrumpen los nuevos lanzamientos de ICOs. Esta propuesta sería una solución para reducir el congestionamiento de la red de Ethreum, generado por las Ofertas Iniciales de Monedas (ICO) y las aplicaciones descentralizadas (Dapps).

Sin embargo, una nueva solución llamada Plasma, está emergiendo rápidamente como solución a este problema de la mano de Vitalik Buterin y Joseph Poon. No sólo Buterin es el creador de ethereum, sino que Poon es coautor del informe de la red Lightning Network. El plasma es un marco propuesto para la ejecución incentivada y forzada de contratos inteligentes que es escalable a una cantidad significativa de actualizaciones de estado por segundo (potencialmente miles de millones), permitirá una transmisión de datos mucho más rápida y eficiente, con respecto a costos computacionales.

Poon cree sinceramente en la misión de Ethereum de convertirse en una computadora mundial que “sustituye a las granjas de servidores”, y no tiene duda de que sus obstáculos de escalado serán superados. Con Plasma, el sistema conecta las Blockchains “bebés” (o cadenas nuevas, secundarias) con la Blockchain “principal” con algo llamado “pruebas de fraude”, de está manera se desatascaría la Blockchain principal. Es similar a la Lightning Network, la idea que Poon planteó hace un par de años para Bitcoin, ya que es una capa superior que interactúa con una Blockchain Core después. Mientras que la Lightning Network se limitaba a trabajar estrictamente para pagos, Plasma extiende la idea a cálculos más complejos, como los contratos inteligentes de Ethereum.

“Básicamente, usted quiere hacer algo de operación matemática, digamos que es muy complicada y toma mucho tiempo, y usted le pide a alguien que lo haga por usted”, dijo Poon.

En ese momento, alguien pone una solución con un “bono” monetario, digamos $10, argumentando que la solución es correcta. Los usuarios no sólo confían en que la solución es correcta, hay controles y equilibrios. “Cualquier otra persona en el mundo puede decir, ‘No, has estropeado aquí, en el paso siete'”, explicó.  Si se proporciona la prueba de que la solución inicial es incorrecta, otros pueden calcularla e identificar el error. Además, los usuarios tienen la opción de volver a enviar el cómputo a la Blockchain “principal” si sospechan un fraude, resolviendo el debate definitivamente. Según Poon, todos los participantes saben que pueden ser identificados y penalizados, es poco probable que traten de defraudar el sistema. El Plasma permite la operación continua de aplicaciones descentralizadas a gran escala.

Alejandro Fernández

Alejandro Fernández

"Lo único que está entre tu meta y tú, es la historia que te sigues contando a ti mismo de por qué no puedes lograrla"