Engaños, fraudes y dolores de cabeza (1a parte)

Siempre aparecen ellos, personajes que no tienen moral e intentan enriquecerse a costa del esfuerzo de los demás… gente sin escrúpulos. Pero al parecer engañar con la palabra Bitcoin es más fácil, por las noticias generadas a finales del 2017 y las historias de personas que multiplicaron su patrimonio al invertir en el momento justo.

Tristemente, las estafas como estas son una mancha para las criptomonedas en general. Si bien operan en forma aislada, el hecho de que utilicen la ola de criptomonedas mancha a la comunidad en general, lo que impulsa la innovación en varios espacios.

¿Has oído alguna vez la palabra ‘phishing’? Yo lo conocí el año pasado

 

Mediante la utilización de esta técnica, se crea una página web prácticamente similar al de cualquier casa de intercambio o monedero online o como fue en mi caso **Steemit**. Los atacantes suelen publicarlo en enlaces muy similares al de la empresa a la que se está replicando, atraen tráfico a la web y la gente accede pensando que entrarán a su cuenta cuando realmente están enviando los datos a la persona que está robándoles.

Como os contaba en mi caso fue Steemit, por suerte esta plataforma tiene varias claves y la posibilidad de utilizar una para publicar (posting key) y otra diferente para manejar la cuenta (active key). Aunque “secuestraron” mi cuenta durante unos 45 minutos… fue catastrófico.

Consecuencias que sufrí:

  • Pérdida total o parcial de  tus cuentas, monederos,etc.
  • Exposición de datos personales al atacante. Muchos de los portales a los que podrían acceder podrían contener información privada.
  • Perdida de influencia y credibilidad ya que publicaron SCAM con mi nombre.

 

¿Cómo Prevenir?

  • Utilizar doble factor de autenticación o 2FA en todos tus portales. De esta forma siempre que alguien quiera acceder a los mismos se encontrará con una segunda clave de la que no dispone.
  • Verificar siempre que estás accediendo a direcciones web correctas y no enlaces fraudulentos en los anuncios de Google.
  • Revisa que la conexión sea segura (icono del candadito junto a la url en tu navegador) para evitar que tus datos puedan ser interceptados.

Pero para mi el peor de todos es aquel fraude que acuden a personas curiosas, pero con pocos antecedentes y utilizan métodos de venta agresivos para sacar sus ahorros.

La invitación a multiplicar la inversión en poco tiempo de manera muy simple la vemos  muy a menudo en nuestras redes. Perfiles falsos en Twitter y Facebook nos intentan hacer creer que personas conocidas promocionan un proyecto.

Utilizar nombres de actores históricos del ecosistema a los que se les paga para “colocar su cara” pero en realidad, no están involucrados en el proyecto que supuestamente representan, también es un habitual.  Por lo que los que participamos activamente en la vida Blockchain, también tenemos la responsabilidad de vigilar de cerca aquellos proyectos con los cuales se nos vincula y marcar una distancia clara y pública cuando uno de esas empresas a las que nos pueden haber invitado incumplen con los principios blockchain de transparencia, seguridad y descentralización: No olvidemos que cada nuevo usuario es parte de esta cadena y debemos proteger cada eslabón.

Hay que decir, como regla básica, que cualquier proyecto, ico o moneda que ofrezca ganancias desmesuradas de manera rápida, es sospechoso. Cualquier activista o conocedor del ecosistema advertirá que nunca se sabe como actuará el mercado.

La mejor manera de evitar caer en estas diversas estafas y esquemas de sombra es identificar características comunes como:

 

  • Falsos perfiles
  • Esquemas ponzi,
  •  Multiniveles,
  •  Falta de códigos,
  • -inactividad en redes especializadas como Github, BitcoinTalk entre otras.

 

Más importante, vale la pena adquirir el conocimiento y la comprensión de cómo funcionan las criptomonedas y la tecnología subyacente que permita armarse contra estos fraudes. Y como siempre digo… preguntar, leer y volver a preguntar.

 

y Sí, continuaremos escribiendo, porque como me dijo un amigo hace muy poco al parecer “Ya no hay ICOS, hay Scams”.

 

Daniela Caro

Escritora de nacimiento, curiosa de profesión… eterna aprendiz de la Blockchain.

Daniela Caro

Daniela Caro

Escritora de nacimiento, curiosa de profesión... eterna aprendiz de la Blockchain.