Conoce al arcade de Nueva Zelanda que acepta pagos con Bitcoin

Muchos recordamos las salas de arcade con inmenso cariño; es decir, hablamos de uno de los pasatiempos que más mesadas obtenía en la década de los ochenta y principios de los noventa… refugios del entretenimiento que, a pesar de haber perdido la batalla frente a la comodidad de otros sistemas para jugar videojuegos e Internet, hoy en día son homenajeados de forma constante en películas, series y eventos –máquinas como Space Invaders, Final Fight, Metal Slug, Street Fighter y Mortal Kombat, fueron tan populares que lograron convertirse en franquicias emblemáticas–. Sin embargo, mucho de cierto hay en que depende de nosotros mantener vivo aquello que se nos ha “arrebatado”, por lo que aún es posible encontrar numerosas localidades que mantienen el respeto intacto por dichos sistemas y la nostalgia a flor de piel –gente que incluso decide recuperar los espacios que han sido olvidados, en una época que se presta para que las nuevas generaciones pasen olímpicamente de ellos–. Uno de estos lugares se encuentra en las oceánicas tierras de Nueva Zelanda, y cuenta con un añadido que conquistará a los fans de las criptomonedas: es posible pagar y jugar con bitcoin.

Ubicado en Blenheim, la ciudad más grande de Nueva Zelanda, la sala de juegos aprovecha las tendencias innovadoras, prestando atención a una comunidad cada vez más relevante: los adeptos a las monedas digitales. Y es que según lo publicado por el diario New Zealand’s Stuff, los jugadores nostálgicos pueden emplear un poco de BTC para regresar a su infancia –algo invaluable–, del mismo modo en que los adolescentes que simpatizan con el área pueden romper la rutina con una gran opción. La mecánica va así: después de pagar utilizando un código QR móvil, los jugadores reciben tokens para gastar en juegos de carreras, disparos, aventuras gráficas, pinball y, como no podía de ser otra forma, Pac-Man. Por supuesto, no estamos ante un catalizador del que otros tomarán nota para resucitar a estos sistemas, pero siempre es interesante saber hasta dónde se extiende el auge de los criptoactivos.

Fue Adam Scoon, el hijo del propietario, quien le recomendó que aceptara BTC como medio de pago. En palabras del chico:

“Cada vez son más las personas que aprenden de Bitcoin e incursionan en el área, lo que, claro está, aumenta el valor de la criptomoneda. Creemos que llegará un momento en que se podrá utilizar Bitcoin para pagar todo”.

Para conquistar todo tipo de fronteras económicas y tecnológicas, no sólo es vital seguir contando el favor del público acérrimo, sino también ganar nuevos adeptos. En un mundo en el que las criptomonedas no dejan de ganar atención, atraer a los jugones con esos clásicos de lucha que nunca olvidaremos –¿Qué treintañero no recuerda utilizar la columna vertebral de Scorpion para cepillarle los dientes a Raiden?–, dándoles la posibilidad de pagar sin molestos billetes y con su activo digital favorito es, cuanto menos, una posibilidad digna de apreciar.

Artículo original: STUFF

Gustavo López

Gustavo López

Venezolano. Redactor freelance y Licenciado en Informática. Entusiasta del marketing digital, las criptomonedas y el mundillo tecnológico.