Blockchain y alimentación

“Cultivar tu comida es como imprimir tu dinero”, con esta frase del activista Ron Finley podríamos definir muchas de las aplicaciones de la blockchain que se están testeando en este momento, y que en el futuro podrían convertirse en protocolos standard dentro de la industria alimentaria.

COMBATIR LA FALSIFICACIÓN ALIMENTARIA

Cuando hablamos de nuestros hábitos alimentarios, lo que no sabemos con certeza puede causarnos enfermedades e incluso la muerte. La Organización Mundial de la Salud estima que casi 1 de cada 10 personas enferma cada año por comer alimentos contaminados, con un resultado de 420,000 muertes anuales. La demanda mundial de alimentos ha crecido tanto que es casi imposible para los productores de alimentos y minoristas garantizar la procedencia. de sus productos.

Como con cualquier industria, donde hay oportunidad, inevitablemente siempre hay quien aprovecha cualquier grieta en el sistema para tomar ventaja de prácticas fraudulentas.Las técnicas de manipulación sobre lo que comemos no son nada nuevo, en el siglo XVII los estafadores echaban agua a la leche y agregaban tiza al pan con el fin de obtener la mayor cantidad de ganancias posible a costa de devaluar la calidad de los alimentos que producian.

MEJORANDO LA TRAZABILIDAD ALIMENTARIA CON LA BLOCKCHAIN

La blockchain tiene el potencial de convertirse en un “game changer” de la trazabilidad alimentaria y poner esta directamente en manos del consumidor. Mediante el uso de un simple código QR y un teléfono inteligente, los clientes pueden escanear un paquete en el punto de venta y recibir un historial completo y completo del ciclo de producción de cualquier alimento, de la granja al plato.

Esto es particularmente útil en las zonas grises de la trazabilidad de los alimentos, como el etiquetado del país de origen. Este es un elemento de la información alimentaria donde puede ser difícil diferenciar las afirmaciones verdaderas de falsas, por ejemplo, un producto puede reclamar ser carne de cerdo británica cuando en realidad es, por ejemplo, de origen francés y posteriormente procesado en el Reino Unido.

El blockchain es una herramienta útil aquí ya que registra cada interacción con un elemento y le asigna un certificado digital, lo que significa que no puede ser modificado o adulterado más tarde por una empresa que busca ocultar el verdadero origen y movimiento del producto a través de la cadena.

Esto representa una gran oportunidad para aquellas empresas que tomen ventaja de la adopción temprana de los sistemas de trazabilidad infundidos de blockchain. De hecho, en 2022, Gartner estima que estos sistemas de trazabilidad construidos sobre una cadena de bloques tendrá un valor de $ 10 mil millones.

DIFERENTES PROYECTOS, DIFERENTES ORIENTACIONES

Uno de los proyectos con más calado que tenemos disponibles en el amplio mercado que se vislumbra en el futuro es Ambrosus, un blockchain exclusivamente dedicada a la trazabilidad alimentaria y farmacéutica que hace mucho énfasis en el uso de las tecnologías IoT mediante todo un abanico de sensores que se conectan a internet y van notificando a la blockchain el punto en el que se encuentra el producto alimentario en cada momento del proceso de producción, lo que la hace extremadamente fiable al prescindir en gran medida de la intervención humana.

Ambrosus funciona en dos direcciones, una la información exhaustiva al cliente final y otra la información precisa al productor a fin y efecto de mejorar y optimizar los procesos relacionados con el producto. Esto proporciona una inmutable historia e identidad digital a cada producto que llega a nuestra mesa.

Dicha blockchain proporciona también un token llamado AMB que alimenta los nodos tienen que realizar las verificaciones y expide certificados digitales, formando así un completo ecosistema entorno todo lo que comemos.

También la plataforma GS1 proporciona soluciones muy similares a la de Ambrosus pero más orientado al uso de la misma por parte de los estados o denominaciones de origen. La plataforma GS1 proporciona así una solución más globalista y completa que incluye cadenas suplementarias para la logística y distribución muy orientadas a IoT.

Con otra orientación cabría situar proyectos como Olivacoin que intentan sustituir, en este caso, ciertas características del mercado relacionado con el aceite de oliva y derivados. Olivacoin tiene su origen en el Departamento de Economía Financiera y Dirección de Operaciones de la Universidad de Sevilla y ha sido desarrollada de forma conjunta con miembros de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la misma universidad.

Y ya por ultimo podemos mencionar a Adents NovaTrack, solución Blockchain que se desarrolló en conjunto con Microsoft y debutó en Viva Tech 2018. El sistema ofrece trazabilidad y visibilidad de extremo a extremo a lo largo de toda la cadena de suministro. paso a paso a nivel de unidad, significa que los elementos individuales del producto dentro de un caso pueden ser rastreados.

Adents fue desarrollado originalmente para trazar los pasos del desarrollo farmacéutico utilizando a su vez Al e IoT. Sin embargo, también ha sido recibido por la industria alimenticia para marcar sus propios estados de producción.

En conclusión la Blockchain no sólo nos ayudará a ser más vigilantes con nuestros datos o nuestro dinero, también en lo que comemos y al mismo tiempo gestionar de una manera más eficiente los recursos.

Daniela Caro

Escritora de nacimiento, curiosa de profesión… aprendo cada día un poco más de las criptomonedas.

Daniela Caro

Daniela Caro

Escritora de nacimiento, curiosa de profesión... aprendo cada día un poco más de las criptomonedas.