Banco Central de Lituania vuelve a desanimar a las instituciones sobre el uso de monedas virtuales

El Banco Central de Lituania ha desvelado su postura más actualizada en torno a los criptoactivos y a las ICO’s. La institución alienta a los bancos a retener los servicios ofrecidos por las empresas que utilizan divisas electrónicas, y expresó que las ofertas de monedas deberían ser reguladas como métodos para obtener tokens de valor.

De acuerdo a lo establecido en una reciente publicación con la firma del banco:

“Los participantes del mercado financiero no deberían participar en las ventas de monedas virtuales o poner en marcha cualquier operación que involucre a las mismas, así como la participación en casas de cambio… Las empresas no deben vincular sus servicios a los tokens criptográficos porque así crean una impresión de que dichas funciones están sujetas a los estándares de seguridad pertinentes”.

Marius Jurgilas, uno de los miembros de la junta de la institución, comentó:

“Las monedas virtuales son instrumentos de alto riesgo, ya que su componente especulativo puede traducirse en pérdidas notables de capital. Por ende, las instituciones financieras que están supervisadas por el Banco Central de Lituania deben alejarse totalmente de estos activos y así proteger a sus clientes. Crear la ilusión de que las divisas electrónicas están supervisadas es inconcebible”.

Asimismo, el comunicado subraya:

“Aquellos que decidan brindar servicios financieros a los clientes que ofrecen criptomonedas deberán garantizar el cumplimiento de los requisitos para la prevención del lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo”.

La publicación también esclarece el criterio específico del Banco Central de Lituania sobre el dinero basado en la Blockchain. Y es que la entidad afirma que cuando una ICO detalla características del token que está ofreciendo, la distribución debe estar sujeta a los parámetros jurídicos establecidos en la ley de valores; eso sí, los representantes del banco dejan claro que las regulaciones pueden diferir dependiendo de las particularidades de cada ICO, afirmando que en estos casos los proyectos deben ser analizados de forma meticulosa.

En vista de todos los parámetros expuestos, Jurgilas concluye:

“En esencia, las ICO’s son la recaudación de fondos invertidos por contribuyentes –a menudo informales– para así financiar un determinado proyecto. Considerando que el riesgo de perder el dinero de los usuarios es particularmente alto, nuestro punto de vista es que dicho método de financiamiento, en múltiples casos, debería estar sujeto a lineamientos regulatorios”.

Cabe destacar que, en los últimos años, la posición de Lituania alrededor de las criptomonedas ha cambiado en numerosas ocasiones. Ya en 2014 el banco emitía un comunicado que se enfocaba en informar sobre los riesgos que supone invertir en activos digitales, sentenciando a Bitcoin como una moneda de curso no legal y recomendando a las instituciones financieras del país no adentrarse en su mercado… El panorama no acabó allí y en 2016 el Viceministro de Economía de Lituania declaró que varios funcionarios del país estaban explorando las capacidades de la tecnología Blockchain, afirmando que creían en su potencial y en la gran innovación que había traído al mundo de las finanzas. Sin embargo, el “nuevo” veredicto del Banco Central bien puede generar desilusión entre los miembros de la comunidad.

Gustavo López

Gustavo López

Venezolano. Redactor freelance y Licenciado en Informática. Entusiasta del marketing digital, las criptomonedas y el mundillo tecnológico.